Carlos Álvarez: “Quedan pocos divos en la ópera. Por suerte”

El barítono se sale de sus márgenes para interpretar a una delirante matriarca napolitana en ‘Viva la mamma’, de Donizetti, en una nueva producción del Teatro Real. Después volverá a ‘Tosca’ en el mismo escenario y ‘Rigoletto’, que abrirá la temporada en el Covent Garden

 

La poderosa voz de barítono de Carlos Álvarez (Málaga, 54 años) le ha llevado a interpretar a grandes malvados: Don Giovanni, Rigoletto, Yago, Scarpia… es el destino de las tesituras graves. Por eso resulta casi morboso imaginarlo en el papel que estrena este miércoles en el Teatro Real de Madrid, que no es un malo, ni siquiera un hombre, sino una mujer: la descacharrante mamma Ágata, protagonista de la divertida obra de Donizetti Las conveniencias e inconveniencias teatrales, que parodia sin piedad las envidias y los egos del mundo de la ópera a través de las peripecias de una decadente troupe de la que forma parte la hija de Ágata, cuya carrera ella —es decir, él— protege y promociona como feroz “madre de la artista”. El montaje no lleva el título original de Donizetti, sino el de una célebre puesta en escena de 1969 dirigida por el director alemán Helmut Käutner, Viva la mamma.